Habitación Macbeth
(Versión para un actor) de Pompeyo Audivert

sobre Macbeth de W. Shakespeare

 A través del cuerpo de un actor (encontrado en la fosa del teatro), las Brujas Fatídicas del páramo de huesos representarán la tragedia Habitación Macbeth, para el goce, deleite, y catarsis metafísica de nuestra majestad creadora Hécate, vulgarmente conocida como El Público.

Funciones presenciales a partir del sábado 26 de junio.

Funciones: Sábado 20h/ Domingo 19h
Dónde: Centro Cultural de la Cooperación
Sala: Solidaridad
Dirección: Av Corrientes 1543

Entradas: $1000
Informes y reservas: 5077-8000

www.alternativateatral.com

Duración: 70’

Encontrá Habitación Macbeth en las redes:
Fb: /habitación.macbeth  – IG:@habitacionmacbeth

En esta versión para un actor sobre Macbeth, gestada en la pandemia, Pompeyo Audivert, vuelve a arrojar un piedrazo en el espejo de las apariencias ficcionales llevando la actuación a una situación extrema, a un pulso de vértigo y deslinde, mostrándonos el esqueleto que sostiene la tragedia Shakespeareana como un fenómeno paranormal de naturaleza metafísica; el actor como habitación posesa, habitáculo de encarnaciones, prisma de las múltiples valencias de la presencia, punto de encaje de un trance colectivo vinculado a la sospecha existencial de ya haber sido, de estar inscriptos en el eje de inercia de un sinfín implacable, en un teatro llamado mundo que nos detenta como piezas predestinadas a un circuito prefijado e irrevocable de muerte y resurrección. Macbeth es la obra perfecta para este cometido teatral, una obra donde lo sobrenatural, la posesión y el destino se cruzan en unas circunstancias que bien pueden considerarse una pesadilla de pulso epiléptico esquizoide, una zona de abducción y estallido donde no está claro de quién es la identidad criminal ni dónde anida. La imaginación de Macbeth rompe sus cauces, desafora, se vuelve vanguardia fantasmagórica de un pensamiento que, estimulado por ella, se torna obsesivo y toma el control de su ser, implicándolo abruptamente en un devenir asesino implacable. En su infinita paranoia, Macbeth, alcanza a atisbar su encrucijada, supone haber sido interceptado, se interroga al respecto de sí, asume ser víctima de una trampa teatral que lo detenta como habitáculo, válvula de escape de un conjuro imposible de romper: somos actores de una tragedia circular que ya está escrita, estamos habitados por fuerzas dorsales que viven larvadas en nosotros, remoras de un crimen social que fundó nuestra perspectiva histórica y no cesa de producirse, somos una sociedad Macbeth, nacida de una voluntad de poder compulsiva, cargada de un imperio que no admite rechazo.

Habitación Macbeth es el intento de arrojar junto a Shakespeare un piedrazo en el espejo también en el nivel de las formas de producción, de transparentar la estructura soporte, la máquina teatral y su metáfora, sin menguar la extraordinaria potencia poética que sostienen sus efectuaciones ficcionales, por el contrario, mestizándose con ellas, acrecentándolas, defendiendo la máscara (Macbeth), pero también sus misterios sagrados, su ser artificio ritual de una presencia (nos otros) que siempre evade la emboscada que el teatro le tiende amorosamente para develarla, y que tal vez sea la nuestra en esa latitud de ser sin máscaras.

Ficha Artístico Técnica:

Actuación y dirección: Pompeyo Audivert
Música y chelo en vivo: Claudio Peña
Diseño de luces: Horacio Novelle
Asistente de iluminación: Ana Heilpern
Vestuario: Mónica Goizueta / Marta Davico
Escenografía: Lucía Rabey
Asistentes de dirección: Mónica Goizueta / Marta Davico
Fotos: Bernabé Rivarola
Cuchillos y dagas: Jorge Castia de Forjando Sueños
Producción ejecutiva: Mónica Goizueta/ Marta Davico
Edición fotográfica: Fede Gianni
Colaboración en el montaje: José Toti Glusman
Prensa: Daniel Franco