El público
De Federico García Lorca

Adaptación y puesta en escena: Carlos Di Lorenzo
Con Daniel Toppino y Federico Accorinti

Un director y un actor se debaten entre hacer o no una obra por los enormes riesgos que ésta conllevaría mientras el público espera ansioso no sólo por verla sino por protagonizarla.

Teatro de máscaras, disfraces y pelucas que marca la representación dentro de la representación al mejor estilo barroco. Texto que deconstruye Romeo y Julieta, la universal pareja shakesperiana, y permite aproximaciones a las teorías modernas de género y a la tendencia “queer”. Obra con ecos de Pirandello y de Cocteau, con influencias de Buñuel y Dalí que invaden el espacio escénico de imágenes cinematográficas y plásticas. Pieza precursora que anuncia a Artaud y a Beckett, al teatro de la crueldad y al teatro del absurdo. Dramaturgia que asombra en el siglo XXI.”.

Funciones Sábados 20:30hs –  hasta el 23/7/22

Teatro de La Fábula: Agüero 444 – CABA

Precio de las entradas: $1000 – 2 x $1600

http://www.alternativateatral.com/obra78709-el-publico

IG: @elpublicodefederico
Duración de la obra en minutos: 60 min
Adaptación y puesta en escena: Carlos Di Lorenzo
Actúan: Daniel Toppino y Federico Accorinti
Asistente de Dirección: Emilia Cabrera
Iluminación: Giorgio Zamboni

«No hay compañía que se anime a llevarla a escena ni público que la tolere sin indignarse». Federico García Lorca

 “El público es una obra teatral que Federico García Lorca escribió en 1930, fue leída a fines de ese mismo año y en 1936, pero permaneció inédita hasta 1976, cuando fue publicada en versión incompleta. El recorrido del texto es tan complicado como su lectura para una posible puesta en escena. Obra calificada de “irrepresentable” y “teatro bajo la arena”, explora nuevos recorridos de textualidad escénica. Teatro de ruptura: ruptura con la lógica convencional de las palabras; ruptura de los límites entre arte y realidad; ruptura de la línea luminosa de las candilejas, que marcaba la separación tradicional de actores y espectadores. Obra de complejas extensiones que obliga a indagar su vinculación con las vanguardias históricas y con el surrealismo en particular.

El concepto de esta puesta toma el guante de Lorca y plantea que  todo es mentira.

No sólo el teatro o esta misma obra o la fatídica puesta de Romeo y Julieta que refieren los personajes. Todo es mentira. Ya nada es cierto. En el mundo de la posverdad, sólo quedan las máscaras.