Los directores del off llegan con sus obras a la avenida Corrientes.

Por Solange Levinton

Las piezas de teatro independiente “Imprenteros”, de Lorena Vega; “El amor es un bien”, de Francisco Lumerman; “El arrebato”, de Emiliano Dionisi; y “El juego. Una experiencia de miedo”, de Francisco Ruiz Barlett, desembarcan en el Metropolitan desde el martes próximo en el marco del ciclo “Verano off” con ilusión por volver a las tablas y demandas de ayudas estatales para un sector que, “en su gran mayoría”, aún no pudo reanudar sus actividades.

“El ciclo es como un puntapié del sector de las artes escénicas que no termina de estar por completo en actividad porque gran porcentaje del teatro independiente no ha podido retomar sus actividades y visibilizar la discusión de que hay que tomar medidas para poder ayudar, desde el Estado, al sector que es una parte trabajadora de nuestra sociedad que necesita ser atendida”, dijo a Télam Vega, autora de “Imprenteros” que fue estrenada en 2018 y desde el 8 se podrá ver los viernes a las 22.30.

La hacedora de la pieza autobiográfica coproducida por Timbre 4 basada es la historia de la imprenta de su familia, resaltó el rol de los contenidos virtuales durante las sucesivas cuarentenas: “Eso cumplió una función central en el tiempo que estuvimos dentro de las casas y, por momentos, en los discursos de los distintos sectores del Estado ha faltado un poco de presencia en relación al lugar que ocupamos”.

En el sector califican la convocatoria al teatro Metropolitan como un «gesto solidario».

“Frente a un protocolo que permite hasta un 30 por ciento de aforo más condiciones especiales, que el teatro comercial le abra la puerta a espectáculos del teatro independiente para mí es un gesto solidario y que está bueno para estos momentos porque el 2020 fue muy duro”, señaló a esta agencia Francisco Lumerman, responsable de Teatro Moscú (sala porteña que a mediados de mes reabrirá sus puertas), y de la multipremiada “El amor es un bien”, que en su sexto año consecutivo, se podrá ver, desde el 7, los jueves a las 20.

«Que el teatro comercial le abra la puerta a espectáculos del teatro independiente para mí es un gesto solidario y que está bueno para estos momentos porque el 2020 fue muy duro”.

FRANCISCO LUMERMAN

La situación del off

“La temporada 2021 está totalmente ceñida por la incertidumbre. Algunos teatros vamos a poder abrir porque tenemos condiciones edilicias propicias para hacerlo y aunque sabemos que económicamente será durísimo, es necesario restablecer el lazo con la comunidad y nuestros espectadores además de volver a trabajar porque estuvimos 10 meses parados. Aún así algunos podremos volver y otros no”, agregó.

Al respecto, Matías Puricelli, programador de la sala El Método Kairós Teatro, que produce la experiencia de terror “El juego”, puesta sobre un grupo de primos que juega a la copa para develar un misterio y que se podrá ver los jueves a las 23, consideró que el espacio “permite generar movimiento y un cruce de circuitos en un momento de crisis”.

“Creemos que puede fomentar visibilidad, nuevos y nuevas espectadorxs y la posibilidad de trabajar con aforos más grandes, dado que en nuestras salas la capacidad termina siendo muy poco rentable”, abundó.

Por los protocolos muchos de los teatros independientes no abrieron todavía.

Es a ese cruce de dos mundos al que apuestan desde “El arrebato”, obra musical de Dionisi sobre la transformación de un grupo de jóvenes a través de la cultura hip hop que nació en una audición en Villa Soldati organizada por el programa Arte en Barrios del gobierno porteño que promueve la actividad cultural en barrios vulnerables.

“Ahora vamos a vernos en un teatro comercial, de los más importantes, y tenemos la posibilidad de mostrar el mensaje que tiene la obra, que es visibilizar el peso que tienen las oportunidades en las personas”, se entusiasmó Elizabeth González, integrante del elenco.

“Tenemos muchas expectativas de mostrar esta parte marginada socialmente aunque seamos conscientes de su existencia: la vida en el barrio y el hip hop, acercar un poco de nosotros a personas que quizás no tienen cómo verlo”, agregó sobre la pieza coproducida por la sala independiente El Método Kairós y el 13er. Festival Internacional de Buenos Aires que cosechó 10 nominaciones a los premios Hugo y subirá a escena los martes a las 21.

“Esperamos -dijo- que el público conozca un poco de lo que pasa y que reciban esta historia como una de muchísimas que aún faltan por contar. Confío que el público después de verla se irá pensando en algunas cuestiones y eso es lo que queremos”.

El apoyo estatal

En lo inmediato, Lumerman pidió “políticas de apoyo concretas para la subsistencia de espacios que van cayendo porque no se pueden sostener”.

Al respecto, Vega resaltó que “si no hay una organización y una escucha respecto a lo que se viene reclamando va a ser muy difícil y vamos a perder en el camino un gran capital simbólico artístico y de calidad muy grande que tenemos y nos distingue y nos identifica”.

Al respecto, concretamente, pidió que se “declare la emergencia cultural porque el sector está en emergencia y debe ser atendido, ayudado, como todos los otros que fueron ayudados por el Estado”.

La grilla prevista para “Verano off” en las dos salas del complejo sito en Av. Corrientes 1343 se completa con “Claveles rojos”, de Luis Agustoni; y “La savia”, de Ignacio Sánchez Mestre.

Fuente: Télam