Fotografía Julián Aguirre


No importa donde

(un ensayo sobre Richard The Second de William Shakespeare)

 «No importa dónde» es una puesta despojada con gran despliegue corporal, música original y una chelista en vivo, sobre los monólogos de Ricardo II, presentando las escenas pensadas como olas que se suceden una tras otra, con algunos “inserts” de Hamlet.

El rey Ricardo desembarca en la costa de Gales luego de combatir en las guerras de Irlanda desconociendo que Bolinbroke, duque de Hereford y futuro Enrique IV ha eliminado a muchos de sus aliados y se prepara para destituirlo del trono. Cuando se da cuenta….

El crítico Harold Bloom piensa que Ricardo es un predecesor del príncipe de Dinamarca y la versión de Juan Manuel Correa y Claudio Peña juegan con esa idea en una propuesta escénica única.

Funciones: jueves de marzo y abril a las 21:00 hs

Dónde: Nün Teatro Bar
Dirección: Juan Ramírez de Velazco 419, Villa Crespo

Entradas: $600

Informes y reservas: 4854-2107 o por Alternativa

Duración: 45 minutos

Encontrá y seguí a No importa donde en las redes:

Instagram: @noimportadonde.obra

Formalmente basada en el concepto musical de la variación motívica y también en una forma digamos, marítima: las escenas son olas que se suceden una tras otra, sin buscar el «climax» tradicional, sino algo poético-metafórico, (tal vez rizomático) como son propiamente los textos de Ricardo II.

 Ficha artístico técnica

La reina y Ofelia / Lucía Grosso
Ricardo II / Juan Manuel correa
Música en Vivo / Milena Eibuszyc
Diseño de Vestuario / Paula Molina – ADEA; Diseño de Luces / David Seldes; Productora Ejecutiva / Carolina Posse; Productores asociados / EL y CelloClub; Diseño Gráfico y Fotografía / Julián Aguirre; Música original y Adaptación / Claudio Peña; Asist. De Dirección / Iván Vrhovski; Prensa /Daniel Franco; Dirección / Peña-Correa

Dijo Harold Bloom:

“Es mejor pensar en Richard The Second como una crónica y en el propio Richard no como héroe o como villano, sino como víctima, ante todo de su propia autocomplacencia, pero también del poder de su imaginación»