Cuatro mujeres y un universo desolador

Por Eva Matarazzo

Una humilde habitación que podría ser la de una pensión o un hotel, y en ella una cama marinera, una pared de chapa que divide parte del ambiente, una pequeña mesa, un par de sillas de madera y al fondo algunas sábanas que cuelgan, en este escenario transcurre Petit Hotel Chernobyl.

La historia se desarrolla en base a cuatro mujeres que conviven diariamente con sus “pronunciadas particularidades”. Una joven con pensamientos oscuros que mastica soliloquios incomprensibles encima de una cama de la que solo sale para ir hasta la vereda o la terraza, y a la que siempre le duele la cabeza. Una maestra que recuerda sus días de trabajo como un infierno mayor que su presente, cantando en clave de ópera la marcha de San Lorenzo. Una aspirante a tenista a quien ya se le pasó el cuarto de hora y nunca ganó un partido; y su entrenadora que niega la realidad, aunque al menos logra motivarla generando una esperanza.

La obra de Andrés Binetti, con dirección de Nicolas Manasseri propone así un espacio íntimo y precario donde todo ocurre y del que parece no haber salida, logrando plasmar en tono tragicómico la cruda realidad. La pieza se compone de actos cortos que hacen que la trama avance mediante pequeños acontecimientos, aunque los personajes parecen llegar siempre al mismo sitio. En este entorno, distintos sucesos irán revelando la frustración y la soledad con la que cargan estas mujeres, que a pesar de tener historias muy distintas se encuentran unidas por la carencia.

Alejandra Oteiza, Jowy Sztryk, Silvia Villazur y Martina Zapico, interpretan a estos seres “corridos del eje”, pero a la vez muy distintos entre sí. Sus personajes están muy bien delineados por cada una de las actrices que logran muy buena química en escena.

La puesta de Nicolas Manasseri consigue sumergir al espectador en la profundidad de este entorno en el que la línea divisoria entre el afuera y el adentro es crucial. El habitar ese adentro se transforma así en el único refugio para estas mujeres atravesadas por la frustración y una vida miserable, porque el afuera ya las ha expulsado y parece no haber otro lugar posible en el que dejar transcurrir su existencia.




FICHA TÉCNICO ARTÍSTICA 
Dramaturgia: Andrés Binetti
Actúan: Alejandra Oteiza, Jowy Sztryk, Silvia Villazur, Martina Zapico
Vestuario: La Costurera Teatro
Escenografía: Vanessa Giraldo
Diseño gráfico: Nahuel Lamoglia
Asistencia: Luciana Sapia
Prensa: Duche&Zarate
Producción ejecutiva: Nicolas Manasseri, Martina Zapico
Dirección: Nicolas Manasseri

Web: http://@photelchernobyl.laobra

Duración: 50 minutos

ITACA COMPLEJO TEATRAL
Humahuaca 4027 CABA
Teléfonos: 75493926
Viernes – 21:30 hs – 

Compartir
Artículo anteriorCONURBANO COTIDIANO
Artículo siguienteNo tengo tiempo