Yorick, 

la mirada del bufón

Dramaturgia y Dirección Fabricio Rotella

Precuela hamletiana de autonomía ficcional

Estreno Sábado 5 de Marzo

La obra transcurre antes del nacimiento del famoso príncipe. No son tiempos de bonanza, una terrible peste ha arrasado el reino que ya estaba en ruinas por deudas y guerras. El rey Hache con delirios de comediante, se obsesiona con hacer reír. La reina Gerda entre sonambulismos y borracheras, intenta gobernar lo que queda del pueblo. Yorick, el bufón sin gracia, sobrevive como mascota del rey. Una noche de fiesta y excesos que altera el destino. Una traición amorosa  que planta la semilla bastarda en el vientre del teatro.

Funciones: Sábados 21:00 hs.

Teatro Beckett- Guardia Vieja 3556

Entrada $1000/ 2x $1600

Compra anticipada: www.alternativateatral.com

Link directo: https://publico.alternativateatral.com/entradas77656-yorick-la-mirada-del-bufon?o=14

Ficha técnica/ artística

Actúan: Ignacio Bozzolo, Fernando De Rosa, Luciana Vieyra
Diseño lumínico: Fernando Chacoma
Diseño de vestuario: Luciana De Pinto
Diseño musical: Iván Schuscheim
Escenografía : Alfredo Aguirre
Diseño gráfico: Lucas Avigliano
Contenidos visuales: Turko González
Fotos : Mariana Melinc
Prensa: Valeria Franchi
Producción general: Gisela Cantero
Asistencia de dirección : Stella Maris Previsdomini
Dramaturgia y dirección: Fabricio Rotella
Duración de la obra: 70 minutos
Instagram: @yoricklamiradadelbufon1

Palabras del autor y director sobre la obra

De propias relecturas de Hamlet, y tomando las tradiciones  de  la  actuación  popular  argentina,  la  mirada  antojadiza  rescata  al  pobre  Yorick,  bufón  calavera,  emblemático  y olvidado,  que  con  tan  solo  cinco  líneas  en  el  clásico  de  Shakespeare, le da vida a este distópico grotesco nacional.

En  un  futuro  apocalíptico,  un  tiempo  alterno  donde  la  humanidad  ha  sido  arrasada  por  pestes  y  guerras,  sólo  un  despojo  de  seres  sobreviven.  Y la  historia  vuelve  a  repetirse  pero fragmentada, teatralizada, inventada.

En este pedazo oxidado de realidad, gobiernan reyes, versiones fallidas  de algún Rey Hamlet y alguna Reina Gertrudis. En medio de ellos el bufón, Yorick, que recorre los pliegues de la intimidad de los  reyes. La  obra  no  es  Hamlet, ni su versión o adaptación, es  sólo  una  pústula,  una  carne  crecida de la de Shakespeare.

La  risa  como  un  objeto  deseado,  es  la  que  desencadena  la  trama.  Luego  todo  se  derrumba,  los  vínculos  se  rompen,  crueldades, miserias y traiciones, un hijo bastardo por nacer. Entre  los  escombros  la  semilla  de  los  olvidados,  la  decisión  estética de poner la mirada en la historia no contada.